CÓMO MANTENER VIVA LA CHISPA DE LA ILUSIÓN FRENTE A UNAS OPOSICIONES

comparte esto!!


En la sociedad de hoy en día, la gran mayoría de los individuos no tienen claras sus ideas ni sus planes de futuro, es decir, no tienen ilusión por nada en concreto, van vagando y dando tumbos probando diferentes empleos y actividades sin llegar a sentirse realizados.

Pero hay otros tantos que sí, lo han tenido claro desde el principio, han tenido ilusión por algo, ya sea por un trabajo soñado, o por un nivel de vida determinado. Inspectores, educadores, enfermeros, policías, guardias civiles, bomberos, todos estos son cargos que precisan aprobar una oposición, y las personas que optan por cursarlas suelen tener en la mayoría de los casos un componente vocacional.

Toda esta claridad, proviene de una ilusión que tuvieron desde pequeños, quizás un educador les marcó en su época preescolar, o un bombero salvó la vida de algún familiar suyo, entre otros posibles sucesos. Heroicas actuaciones como estas marcaron la forma de ver la vida de muchas personas, y provocaron una ilusión en sus mentes, pudiendo prever cómo serían en el futuro desempeñando dichos puestos de trabajo.

Un interés enérgico hacia esta autoimagen es lo que posibilita la determinación de hacerlo real, pasando por las etapas escolares y laborales necesarias con la ilusión de llegar a un objetivo final. Estas personas soñaron con trabajar de lo que les apasionaba, y los que finalmente lo lograron, no lo hicieron por inspiración divina, sino porque esta ilusión que tuvieron en el pasado les llevó a superar todos los obstáculos que tuvieron de por medio.

La ilusión es el desencadenante de una larga cadena de procesos mentales como el deseo, la motivación, el esfuerzo y otros muchos. A fin de cuentas, es la chispa que nos hace aflorar inquietudes por la consecución de un objetivo, nos hace sentirnos bien, y sobre todo plenos de energía.

En largas etapas como la preparación de unas oposiciones, la ilusión se ve alterada conforme nos sometemos a situaciones más o menos traumáticas, como el estrés, el estancamiento, el miedo, el cansancio, y la fatiga.

Pero todo esto no debe hacernos desfallecer en absoluto, la ilusión no debe perderse por culpa del desgaste mental que suponen todas estas trabas, puesto que ella es la que nos va a hacer demostrarnos a nosotros mismos que podemos ser perseverantes, metódicos y comprometidos con nuestro objetivo.

A modo de preparación mental antes de enfrentarse a una hazaña tal como esta, pienso que es interesante escribir en una hoja todos los motivos que le han llevado a ilusionarse con el puesto que desearían desempeñar. Sabiendo que el camino no va a ser fácil, pero que tenemos los motivos suficientes para luchar sin cesar por ello, esto hará que nuestra ilusión no desaparezca jamás.

Cuando surjan momentos de dudas o días malos, el hecho de mirar esa hoja, y recordar lo pletóricos y entusiasmados que estábamos en el momento en el que lo escribimos, recordaremos que estamos en el camino correcto, y que el sufrimiento que estamos pasando merece la pena para cumplir nuestros planes.

Autor: @vic.garcia.ruiz