La oposición es el camino que hemos elegido.

comparte esto!!


Las oposiciones, sean más largas o cortas, las saquemos a la primera o a la cuarta, no son un camino fácil. Hay momentos durante la oposición en los que decimos ‘no puedo más’, ‘estoy amargada estudiando, sin vacaciones, ¿qué hago aquí?’, ‘¿será esto para mí?’. Es normal tener episodios así, puede haber un día o una semana que sean un poco peor, pero no puede ser un sentimiento constante. Ante todo, no debemos olvidar que meternos en esto fue nuestra elección. Sea cual sea nuestra situación personal, hemos decidido tomar este camino bien sea después de la carrera, bien al estar en paro, o bien porque nuestro antiguo trabajo nos ahogaba. Pero, por encima de todo, es nuestro mecanismo para lograr lo que anhelamos y llegar a ser la persona en la que nos que nos queremos convertir.

Hace unos días vi que Chiara Ferragni, la pionera en el mundo influencer, se había tatuado ‘La Chiara che vorrei’, que lo tradujo como ‘La Chiara que quiero llegar a ser’. Explicaba que es un ideal de la persona perfecta que le gustaría ser, y cada vez que tenía que tomar una decisión difícil o se encontraba ante una mala situación, pensaba ‘¿Qué haría la Chiara que quiero ser?’ Y actuaba así.

En días como hoy me viene a la mente este tipo de cosas. ¿Cómo actuaría la Lola que me gustaría ser? Pues exactamente así porque, ahora mismo, lo que más quiero es conseguir una plaza, tener parte de mi vida resuelta, trabajar en aquello que me gusta y poder disfrutar de las tardes para mí y mi familia. Por eso, cuando tengo un mal día en el opozulo, cuando no me sale ni medio ejercicio de contabilidad, cuando me repaso un tema que me debería saber y me suena a chino, paro, respiro, cuento hasta lo que haga falta, y lo dejo pasar. Es solo un día malo. Estoy donde quiero estar, porque no querría estar haciendo ninguna otra cosa dado que ninguna me va a llevar a donde quiero llegar. Tropezar no me va a sacar de mi camino.