¿QUÉ ME MOTIVÓ A OPOSITAR?

comparte esto!!


Cuando terminé mi segunda carrera, estaba emocionada, seguro que primer trabajo estaba a punto de llegar.

Una chica joven, con dos carreras y ganas de comerse el mundo no tardaría en encontrar trabajo. Pero la realidad fue otra, los meses pasaban y el teléfono no sonaba. Decidí hacer un máster y así, quizás al tener más formación, tendría más posibilidades de lograrlo, pero la situación no fue a mejor.

La situación del país tampoco era la idónea. Había una crisis económica que hacía que las ofertas de trabajo escasearan.

Y justo cuando me encontraba en esa situación me encontré a una vieja amiga de la carrera que me habló de lo maravillosa que era su vida desde que aprobó las oposiciones y consiguió una plaza. Si aún no conoces todas las ventajas de ser funcionario, te lo dejamos aquí.

Eran tan buenos los argumentos que me dio que los quiero compartir con vosotros y después de saberlos seguro que vais a querer opositar tal cual estoy haciéndolo yo.

Las cuatro razones principales por las que mi amiga me convenció fueron las siguientes:

  1. Estabilidad laboral: un trabajo fijo para toda la vida, que sabes que no te va a faltar y la seguridad que eso te da. Esta razón lleva a la segunda.
  2. Estabilidad económica: Aprobar una oposición y conseguir plaza hará que cobre todos los meses un salario digno con sus respectivas pagas extraordinarias. Y te ayude a pagar cosas como tu casa, tu coche, las facturas y por qué no decirlo algún que otro capricho. (Quieres saber cuanto cobra un funcionario, aquí te resolvemos todas tus dudas)
  3. Buen horario laboral: que nos permitirá tener la ansiada conciliación familiar, así como tiempo de ocio para invertirlo en ese hobbie que tantos nos gusta. El tener un horario estable hará que te organices mejor y llevar una vida más tranquila. (Si quieres saber cómo es exactamente la jornada laboral de un funcionario, te dejamos aquí, toda la info al respecto)
  4. Hacer un trabajo que ayude a los demás: esto también es reconfortante ya que ayudarás al resto de ciudadanos con sus trámites administrativos u otras acciones que te llenaran de satisfacción y te sentirás genial contigo mismo.

 A mí estas cuatro razones fueron las que me convencieron para  opositar,son bastantes buenas, ¿no creéis ?.

El camino no será fácil,tendrás días que querrás dejarlo todo pero te aseguro que cuando pienso en esas 4 razones me vuelvo a motivar y sigo adelante con mi oposición.