Quiero opositar: ¿por dónde empiezo?

comparte esto!!


A la hora de orientar nuestra vida profesional existen numerosas alternativas: trabajar para una empresa, emprender e incluso ser funcionario público.

Esta última, es la solución perfecta para conseguir la tan ansiada estabilidad laboral. Para conseguirlo es necesario prepararse unas oposiciones, independientemente del lugar en el que quieras optar a una plaza. Lo primordial en estos casos es saber correctamente a qué te enfrentas y, lo más importante, cómo enfrentarte al proceso de preparación de una oposición. Son muchos aspectos para tener en cuenta a todos los niveles. Por ello, te explicamos una serie de consejos que conviene poner en práctica antes de elegir la mejor oposición para ti:

  1. Infórmate todo lo necesario.

No tengas miedo a documentarte bien. La oferta es muy amplia y tener toda la información necesaria puede ayudarte notablemente. Consulta siempre fuentes oficiales, como el Boletín Oficial del Estado (BOE) o las páginas de los organismos que convocan las oposiciones. Contra más completa y actual sea la información, mejor podrás tomar la decisión final.

  • Busca algo compatible con tu situación.

Hay que tener presente la situación particular de cada opositor. No es lo mismo ser estudiante que estar trabajando. La situación personal también influye, ya que las responsabilidades de tener familia o estar soltero, por ejemplo, no son las mismas. En todas las situaciones debes tener en cuenta todos los factores que puedan influir en el proceso de preparación dada la dedicación que se requiere durante un largo periodo de tiempo.

  • Consulta la ratio de plazas y aspirantes.

No te dejes seducir por las grandes convocatorias. Que haya un gran número de plazas oertadas no siempre quiere decir que haya más oportunidades de conseguir una de ellas. En estos casos, el número de personas que se presentan es mucho mayor. Lo más recomendable es elegir aquellas en las que el número de plazas se asemeja al número de aspirantes.

Por otra parte, también conviene tener en cuenta la frecuencia de las convocatorias, no todas las oposiciones lo hacen con la misma regularidad. Aquellas de carácter esporádico tendrán mayor demanda.

  • Prepara una oposición acorde con tu formación.

Existen diferentes grupos de oposiciones, y cada una requiere de una formación mínima. Sin embargo, puedes presentarte a una oposición con un nivel formativo inferior al tuyo. Elige algo que se ajuste a tu situación. Las más duras o exigentes son las de nivel A1 o A2, pero no tengas miedo de enfrentarte al temario.

  • Planifica los plazos de preparación.

No existen unos plazos cerrados para prepararse. Depende mucho tanto de la oposición en cuestión como del opositor. Es necesario tener desde unos seis meses hasta tres años, en función del examen al que te quieras presentar. Es importante que gestiones bien el tiempo de estudio. Además, también puedes contar con una academia que te ayude a prepararte.

Si tienes cualquier pregunta, no dudes en contactar con nosotros! 😉